Buena Comunicación Telefónica

Lunes, 15 Septiembre   

Se trate de una conversación familiar, de hacer un reclamo o de hablar con un desconocido por trabajo, hay ciertas formas de conseguir que la comunicación fluya adecuadamente, dejando una buena impresión de su persona y logrando el objetivo de transmitir lo que desea y recibir una respuesta positiva. Para que funcione, nunca olvide que la comunicación requiere de más de una persona, y que cuanto mayor sea su consideración por el otro, mejor funcionará este intercambio.

Aquí hay algunas breves pautas a tomar en cuenta:

  • Sonría. La sonrisa se escucha por teléfono. Haga la voz más cálida y más simpática.
  • Articule. No fume ni mastique chicle. Eso perjudica su locución, y hay ruidos inoportunos que llegan al oído del otro.
  • Hable lentamente. El teléfono no es un equipo de Alta Fidelidad. Dése todas las oportunidades para hacerse comprender, sin exagerar hasta provocar exasperación en su oyente.
  • Escuche. Cuando el otro habla, hágale saber que lo escucha (‘sí’, ‘ya veo’, etc.)
  • Anote. Eso le permitirá fijar mejor las ideas, y le evita hacer repetir (cosa siempre irritante para el otro).
  • Utilice las fórmulas de cortesía. Introducen ‘flexibilidad’ en la conversación y mejoran el contacto humano. No las diga demasiado rápidamente.
  • Haga preguntas. La conversación le parece al otro menos larga si es él quien habla. Cuando contesta, se siente valorado y seguro.
  • No interrumpa. Cuando dos personas intentan decir algo a un mismo tiempo, impiden que fluya la conversación y finalmente se quedan sólo con lo propio. Déle tiempo al otro para expresarse.
  • Use la alternativa. Es más difícil decir ‘ni lo uno ni lo otro’ que decir ‘no’ dos veces seguidas.
  • Llame al otro por su nombre. Eso también mantiene su atención y lo complace.